La Leona Eco Lodge, Costa Rica: Mi experiencia en lo exótico

Si lo que quieres es tener unas vacaciones inolvidables en un verdadero paraíso entre lo rústico y lo exótico tienes que viajar a la zona sur de Costa Rica. En un rincón de la Península de Osa a tan solo 200 m del Parque Nacional Corcovado, encontrará  La Leona Eco Lodge

Tiene que tener en cuenta que es un viaje de aventura y exuberancia!  Como recomendación es mejor llevar en este viaje una mochila o salveque ya que una maleta con ruedas va ser difícil de manejar. Recomendaciones de cual maleta debes usar puedes ir a „Qué maletas debo comprar para viajar?

 El viaje hacia el paraíso inicia en el aeropuerto internacional Juan Santamaría abordando Nature Air, mi aerolínea favorita para viajar dentro de Costa Rica. Con su atención y calidez, el personal de Nature Air te dan la bienvenida  y con diferentes paquetes y promociones podrás viajar a los mejores lugares de Costa Rica. Es la mejor aerolínea regional para viajar.

Nature Air, aerolínea en Costa Rica

Nature Air Costa Rica

Es un viaje de 45 minutos hacia Puerto Jiménez y podrás ver unos paisajes increíbles como por ejemplo: bahía Ballena, Quepos, desembocaduras de ríos y preciosas montañas.

Llegando a Puerto Jiménez, tienes dos opciones:

1-    Tomar un taxi hacia playa Carate, donde es el último lugar donde llega la carretera de lastre rumbo a La Leona Eco Lodge.

2-    Esperar un colectivo y así darse un „baño de Pueblo“ (como dicen en Panamá) y aventurarse en un transporte rústico pero divertido. Este último es más económico pero más lento.

En mi caso, escogí el colectivo. Ya tenia planeado hacer un tour de canopy mientras pasan las horas ya que el colectivo solo sale dos veces al día, a las 6am y a la 1:30pm y tienes que tener en cuenta el horario de los vuelos. Recuerda comprar el tiquete del colectivo con tiempo y reservar el tour que usted desee entre kayak  y canopy ya que ambos son perfectos mientras esperas que sea la hora de tomar el transporte.

Mientras los muchachos del Canopy Tour Bosque Mar pasaban por mi en el aeropuerto, decidí desayunar en una pequeña „soda“ a tan solo 3 casas del campo de aterrizaje. Doña Nana, amable, con una tranquilidad y serenidad, me preparaba un delicioso y sencillo Gallo Pinto (arroz con frijoles fritos), huevos fritos, café con leche y tortillas, con los mas simples ingredientes y sin ningún condimento. El sabor me dejó con ganas de comer más y más.

A la hora prevista, llegaron por mi y nos trasladamos en su 4X4 Hilux hacia la aventura. Después de colocarnos el equipo y de una charla informativa de como se debe realizar el canopy nos aventuramos por los cables entre las copas de los árboles  siempre con charlas informativas acerca de la flora y la fauna. Al finalizar el tour nos esperaba una mesa con frutas y agua bien fría, justo y necesario para regresar poco a poco a la normalidad y bajar la adrenalina. Un tour que les aconsejo hacer es el Canopy nocturno, haciendo el mismo recorrido pero en la oscuridad, sintiendo la adrenalina en su máxima expresión. De regreso al pueblo de Puerto Jiménez los muchachos me dejaron justo donde sale el transporte.

Canopy en Puerto Jiménez

Canopy Tour Bosque Mar

El colectivo: una aventura muy singular.

Llega la hora de viajar en el colectivo, mientras esperaba afuera del local, junto a un señor que sentía curiosidad por mi, llegó un transporte, un camión! al cabo de unos minutos entendí que ese era el „colectivo“. En su parte trasera estaban solo dos largas bancas a cada lado y un manteado que te protegía del sol y las ramas de los árboles del camino. Poco a poco iban llegando los compañeros de viaje, algunos turistas y otras personas de la región. Los comercios llegaban con cajas y sacos con comida, huevos, Coca Cola, leche y muchas cosas más para distribuirlos en los diferentes hoteles y reservas que estaban a la orilla del camino. En un viaje de dos horas y media en ese camino rústico y polvoroso, pude disfrutar de la belleza escénica del lugar, atravesamos ríos (si, como lo he dicho.. atravesamos ríos!) y fincas con vistas al mar. Pasamos frente al Hotel Blue Osa, excelente opción para hacer Yoga y meditación. Después de disfrutar de La Leona Eco Lodge puede pasar y descansar un par de días, recibir un masaje en el Spa o simplemente recobrar las fuerzas para seguir viajando por la Península de Osa.

Vista de la playa frente la Leona Camp

Playa Carate, La Leona Camp

Volviendo al camino hacia Carate,  el calor y el cielo azul nos acompañaron  hasta llegar a La Leona Camp, donde dejamos las maletas que después son trasladadas por una carreta y un caballo por la playa. Seguimos el camino, unos 2 kilómetros mas hasta llegar al final de la carretera. Una „pulpería“ nos indica que ese es el último lugar donde podemos comprar mis deliciosas galletas.

Carreta de La Leona Eco Lodge

La Carreta La Leona Eco Lodge

A eso de las 4pm inicié mi caminata por la playa hacia La Leona Eco Lodge, sorprendido con la belleza del mar y la naturaleza, me hizo pensar que vale la pena esas dos horas y media de viaje. Poco a poco me alejaba de la poca civilización que quedaba atrás. Feliz con solo mis pensamientos, divisé una net de volley ball a unos cientos de metros, a fin llegué al hotel!. Subiendo por un caminito me iba encontrando con hamacas de colores y el edificio principal, donde se encuentra el bar, la cocina, y el comedor. Único lugar del hotel que cuenta con energía eléctrica.

Cansado por la caminata, un joven con gran sonrisa, cabello alborotado y ojos brillantes me recibió con un delicioso jugo de frutas recién hecho, me quitó la sed y me dio la bienvenida al paraíso! Luis, es la mano derecha del gerente del hotel, siempre dispuesto  ayudarte e informarte. Hice el check In y me llevaron a la tienda donde me iba a hospedar.

La Leona Eco Lodge, tiene diferentes clases de tiendas, unas frente al mar con baño privado y hermosas vistas, otras que se encuentran en la parte de atrás con baños compartidos, árboles alrededor y con una vista parcial hacia el mar y las otras tiendas son para personas que les gusta estar en medio de la selva. Caminando por un sendero, penetramos mas y mas en la selva hasta encontrar „incrustadas“ en el bosque las tiendas con baño privado y vistas exuberantes con sus animales y ruidos propios de la naturaleza. Les recomiendo a la hora de reservar la tienda escoger la número 8, ya que tiene una de las mejores vistas y tiene más privacidad. Los precios varían dependiendo de la clase de tienda que escoja y la estación del año.

La Leona Eco Lodge tienda número 8 frente al mar

La Leona Lodge. Tienda 8 frente al mar

La Leona Lodge cuenta con el nivel 4 de CST (certificación para la sostenibilidad turística) reconocimiento entregado por el Instituto Costarricense de turismo (ICT). El Hotel tiene el compromiso de reciclar, plástico, vidrio, aluminio y tetrapack. Se aplican productos biodegradables y la compra de productos locales tanto como los empleados que sean de la zona. La utilización de energía alternativa como paneles solares son parte de los ejemplos de sostenibilidad. El Hotel cuenta con agua potable que viene de una naciente y trabaja de la mano con el medio ambiente.

Después de instalarme en la tienda, caminé por los jardines hacia la playa, para poder ver el atardecer. Los colores del mar cambian poco a poco junto al cielo dorado hasta llegar a colores rojos y naranjas. Las guacamayas vuelan sobre mi y los animales poco a poco empiezan a hacer una especie de serenata, entre ellos monos, aves e insectos como grillos, „chicharras“ ranas y sapos.

Atardecer en La Leona Eco Lodge

Atardecer en playa La Leona Eco Lodge

Llega la hora de la cena, a las 7pm se empieza a servir y comprende de un solo platillo, elaborado por el chef. Pescado Dorado, verduras, arroz y ensalada. (sin aderezo) Cada día el menú es diferente y siempre con ingredientes frescos.

Smoothies de frutas, papaya y  guanábana  refrescaban en la noche cálida. La Guanábana y otras frutas, por la distancia en que se encuentra el hotel, tienen que prepararla como pulpa, por eso cocinando la fruta  y con el secreto del hotel para que siempre sepa fresco y delicioso  pueden tener el producto sin que se dañe.

Finalizada la cena, en un ambiente tranquilo me acuesto en la hamaca frente al mar, por supuesto que no veo nada mas que el vaivén de las candelas pero con solo escuchar el sonido del mar, las ranas y sapos me relajan hasta quedarme casi dormido.

Camino hacia la tienda, un sendero iluminado con candelas me llevan hacia mi sueño reparador. El balcón con dos sillas y un candelero me reciben y a dormir con el sonido de las olas de mar. No olviden revisar antes la tienda, bajo las camas, en los rincones y detrás de las cortinas, puede que tengan una que otra visita y asegúrense de cerrar la tienda de día y de noche. Las tiendas no cuentan con electricidad.

La Leona Eco Lodge, Interior de la tienda

Vista interna de la tienda, La Leona Eco Lodge

Segundo día:

A eso de las 4:30 de la madrugada me despertó un sin fin de aullidos, claro que salté de mi cama con asombro y un poco de temor, pues no sabía de donde venía el sonido. Se oía muy muy cerca, en las copas de los árboles justo alrededor de mi tienda, salí con el foco y no pude ver nada, si no hasta que salió el sol. Eran unos monos aulladores, mi despertador natural. Con la brisa del mar y el canto de las aves me ducho al aire libre con una refrescante regadera de coco. Si, utilizan unos cocos con agujeros para que salga el agua, una forma de hacer las cosas más exóticas y paradisíacas como en la película de La Laguna Azul, recuerdan?

Mono Aullador y su cría

Mono Aullador y su cría

Poco a poco van saliendo los colores con los rayos del sol y los otros huéspedes se van juntando en el comedor, y esperamos el desayuno. Endry, nuestro bartender y amigo, nos trae a todos un delicioso plato con huevos revueltos, un delicioso café con leche que solo en Costa Rica se puede probar, frutas y un delicioso jugo de arroz con canela. No hay nada mas delicioso que las frutas que crecen y maduran con la calidez del sol. La dulzura, el color y aroma es único, en Alemania tenemos bananos y piña de Costa Rica, pero no saben igual, así que a disfrutar de los manjares de la naturaleza!

Después del desayuno empecé a conocer el hotel, sus secretos y conversar con los colaboradores. El sol y la brisa del mar me invitan a caminar por la playa donde las únicas personas que veras son los turistas que caminan con dirección al Parque Nacional Corcovado. El mar escandaloso y tibio hacen que me divierta como un niño jugando con las olas.

La Leona Eco Lodge

Vista de la Playa frente a La Leona Eco Lodge

La hora del almuerzo llega y junto con mi jugo de maracuyá, las guacamayas pasando siempre en pareja y el constante golpeteo de las olas empiezo a deleitar mi comida. La Leona Eco Lodge tiene paquetes de hospedaje con desayuno y cena o con el desayuno y almuerzo, si usted desea cenar o almorzar solamente tienes que avisarle a Luis o Endry y listo!

Una de las cosas que tienes que tener en cuenta es que no hay ningún lugar cerca para comprar, asegúrate de llevar lo que necesitas ya sea medicinas o alguna otra cosa que llegaras a necesitar. La única „pulpería“ queda en Carate a una hora caminando por la playa y no siempre encontrarás lo que necesitas. Ya todos saben que mi pasión son las galletas por lo que mis antojos no me dejaron en paz. Después de ver el ocaso con esos colores que quitan el aliento decidí caminar hacia Carate, compré unos paquetes de galletas y de regreso tuve una experiencia única con miles y miles de cangrejos. Con solo un foco y la luna llena, pude observar el comportamiento de los cangrejos que estaban en época de apareamiento, eran miles y de todos tamaños. Esperando siempre poder tener la suerte de ver el Tapir o algún otro animal grande, pero por esa noche solo pude disfrutar del baile del cangrejo!

Ya cansado de caminar y de brincar los cangrejos, llegué al hotel directo al bar, un delicioso jugo de melón dulce  me hizo recordar nuevamente lo afortunados que son los costarricenses al tener las variedades de frutas endulzadas por el sol.

Adrián me comentó que pronto tendrán a disposición productos para que el huesped no tenga que caminar hasta Carate para adquirir ciertas cosas.

Si llevas cualquier tipo de comida al hotel, ya sean galletas, frutas, chips etc,  tienes que guardarlos en la recepción ya que si las llevas a las tiendas puedes que tengas visitas inesperadas. Los animales huelen a kilómetros de distancia y puede ser peligroso. Recuerden que el hotel está incrustado en la selva frente al mar.

Tercer día:

Nuevamente los monos me despertaron, esta vez no me asusté, salí a la terraza y esperé a que saliera el sol en compañía de las aves que despiertan lentamente y las guacamayas pasando de un lado a otro. Sentarme en las cómodas sillas con esa vista sin igual me inspiran para escribir y compartir el fabuloso descanso que estoy sintiendo.  A lo lejos se puede observar un barco y pierdo la vista siguiendo  su trayectoria.

Terraza con vista al mar, La Leona Eco Lodge

Terraza con vista al mar, La Leona Eco Lodge

Desayuno: Tortillas con huevo y tomate, hongos y especies. Frutas frescas como piña, sandía y papaya y un café con leche hace que empiece el día con energía.

La Leona eco Lodge coordina para realizar cualquier tour como por ejemplo el Tour a Caballo que lo reservé el día anterior.

Cuando terminaba mi desayuno, vi a lo lejos como Jorge, el guía encargado del tour, traía por la playa a dos hermosos caballos. Una vez preparados nos vamos cabalgando por la playa observando la flora y la fauna. Jorge nos iba mostrando los animales y sus nombres, explicándonos su comportamiento y curiosidades. De regreso, con una sola mano en las riendas, la otra en la cintura y un sombrero galopamos hasta el hotel sintiéndonos como los actores de una película del viejo oeste.

El almuerzo, ensalada, arroz y pollo con un sabor inigualable acompañado con chips de plátano frito.

Delicioso almuerzo en la Leona Eco Lodge

Almuerzo

La cena, un poco mas elaborada: arroz, verduras, ensalada y un delicioso Stroganoff culminando con un flan de caramelo hecho de la casa.

Cuarto día:   El día comienza con una sorpresa en la tienda a las 3:30 de la madrugada, un cangrejo me puso a bailar tratando de sacarlo, inofensivo, pero con un look intimidante, siempre mostrando sus tenazas y sus colores llamativos rojos y azules, no son comestibles ya que contienen un veneno. Una vez ganada la batalla, no pude conciliar mas el sueno, por lo que decidí recibir el amanecer caminando por la playa. Con los primeros rayos de sol hace que descubra animales que se preparaban a dormir y otros que se despertaban siendo testigo de esa gran metrópoli natural.

Después del desayuno (gallo pinto, tortillas, natilla y huevo pateado, conversé con Adrián, el gerente del hotel y me cuenta sobre la producción de la comida y las diferentes asociaciones de mujeres que se unieron para crear muchos productos que venden a los hoteles de la zona, por ejemplo: Rain forest solutions con sus jabones, cremas y demás artículos hechos con ingredientes naturales. artesanías, papel reciclado y mucho mas son parte de lo que se encuentra en el hotel. Los productores de verduras y frutas  locales   distribuyen sus productos por medio de una asociación que organiza la venta de frutas y verduras como la yuca, sandía, bananos, plátanos, arroz, etc. Los otros productos como la lechuga, tomates y demás que no se producen en la zona debido al clima, se traen desde San José y se distribuyen al igual que los otros productos.

Rain Forest Solutions

Rain Forest Solutions

En el hotel tienen árboles frutales pero sus frutos lo aprovechan los monos y otros animales como la Danta, por lo que si encuentras un mango o manzana entera, puedes darte por suertudo.

Por la tarde la caminata hacia el mirador me transportó a la película de Avatar, con sus enormes árboles, sus copas rebosantes, los sonidos de la naturaleza y sus paisajes paradisíacos. Por un sendero bien señalado subo por la colina entre la vegetación hasta encontrar las otra tiendas que ofrece el hotel dentro del la montaña haciendo la experiencia mas exótica y salvaje. Siguiendo el camino, me encuentro un hermoso jardín de mariposas, donde se pueden apreciar muchas especies llenas de colores y formas. Continuando el camino  adentrándonos en la selva, encontramos el primer mirador, con una vista espectacular hacia el parque Nacional Corcovado y su costa. A unos cuantos metros de allí nos encontramos el segundo mirador con vista hacia playa Carate. Ambos miradores se encuentran bien señalados y seguros, por lo que la experiencia la pueden disfrutar niños y adultos. Si usted no desea hacer el tour al Parque Nacional Corcovado, puede hacer una caminata por estos senderos propiedad del hotel teniendo la misma experiencia ya que el hotel y el parque comparten la misma fauna y flora. No necesitas un guía y es de fácil acceso.

Playa Carate, Costa Rica

Playa Carate, Península de Osa Costa Rica

De regreso, el café es siempre un deleite por las tardes, incluidos en el precio, los jugos y el café están a la orden del día. Sus hamacas y su espectacular vista que ningún otro hotel de la zona provee hace que todo sea mágico e idílico.

Actividades que recomienda La Leona Eco Lodge:

 Caminata al parque Nacional Corcovado:

Al inicio, la caminata va a lo largo de la playa y luego en bosque secundario, con senderos planos y atravesando algunos ríos y quebradas. En su camino, se pueden observar gran cantidad de plantas y animales. El puma y la Danta se pueden divisar con suerte. Este tour es de 4 a 5 horas con una pausa en el siempre fresco río Madrigal, donde podemos tomar un baño.

Costo del tour: 50$ por persona, debe ser cancelado el monto en el hotel ya que en la estación del guardaparques no se puede pagar.

Parque Nacional Corcovado Costa Rica

Parque Nacional Corcovado, Costa Rica

Mañana pajarera en Río Carate:

De las  5 am a 9:30 am este tour nos lleva camino por la playa hacia el río Carate, en su recorrido veremos a primera hora de la mañana las primeras especies de aves y mamíferos. Ya estando en el río, la gran cantidad de aves que podemos observar es increíble. No olvides tus binoculares. NO cuentas con unos? el hotel te alquila unos por solo 10$ para que no te pierdas de momentos increíbles. Después de un desayuno a orillas del río, con un delicioso café, cargamos baterías para regresar al hotel.

Costo del tour es de 40$  por persona.

Caminata Nocturna:

Después de la cena, a eso de las 8 pm salimos hacia quebrada La Leona, con una duración de una hora y media con varias sorpresas de la vida nocturna del bosque lluvioso. Con mucha suerte y dependiendo de la temporada se pueden ver el Tapir (el mamífero nocturno más grande) tortugas marinas, serpientes y ranas.

Costo 25$ por persona.

Observación de tortugas:

En esta playa se pueden observar 4 de las 7 especies de tortugas en el mundo. Con una charla informativa, este tour tiene como objetivo, concientizar a los visitantes de la importancia de esta especie que está en peligro de extinción. Con dos horas de duración y a tan solo 30$ por persona podrás disfrutar de la experiencia con estos animales.

 Tour Snorkeling en la Isla del Caho:

Quizás el tour más mágico, el snorkeling en esta isla, que es reserva biológica, podrás observar tiburones, Manta rayas, tortugas y cientos de peces y corales. El tour sale de la Playa Carate y a dos horas en bote estarás llegando a uno de los mejores lugares para practicar el snorkeling en todo el país. Cerca de la isla tendrás un almuerzo.

Camino de regreso, si tienes suerte, los delfines y ballenas harán de tu viaje un momento inolvidable. El costo es de 650$ que incluye: transporte acuático, entrada a la reserva biológica, snacks, equipo de snorkeling, almuerzo, seguros, guía y un alegre capitán.

El regreso al pueblo.

Después de haber tenido una semana inolvidable, con tours y buena compañía, es hora de regresar a la vida bulliciosa de la ciudad, no sin antes de desayunar por ultima vez frente al mar en el restaurante con sus mesas adornadas y manteles multicolores, la brisa del mar y la calurosa despedida del staff que pasaban a la mesa a decir adiós como el caso de Sara, la señora que se hacía cargo de mis desastres en la habitación todos los días dejándola impecablemente y con los detalles que caracterizan al hotel, flores en la cama y en cada rincón. Luis, con su sonrisa y ojos pícaros me dejaba un „hasta luego y un „vuelva pronto“ y así el resto de los colaboradores del hotel.

Colaboradora de la Leona Eco Lodge

Sara, colaboradora de La Leona Eco Lodge

Ya listo en la carreta, son transportados nuestros equipajes hacia el campamento. Es hora de caminar, dejando atrás la belleza escénica y el paraíso. Con nuevos amigos, la hora se pasa rápido, los minutos se pierden entre sonrisas y anécdotas contadas por los demás hasta el momento de separarnos, no sin antes intercambiar direcciones de correos electrónicos y números de teléfono.

Allí estaba, el colectivo que esperaba por mi para llevarme a Puerto Jiménez. No era el único turista, me acompañaban holandeses, canadienses y norteamericanos que al igual que yo estaban disfrutando del singular transporte que nos llevaba poco a poco al pueblo, dejando atrás nuevamente las fincas con ganado, los ríos transparentes, las reservas indígenas, las costas y lo mas hermoso de todo: Su gente.

Les recomiendo tomar el vuelo de la tarde para así disfrutar hasta el último momento y no andar corriendo por falta del tiempo.

Para almorzar, desayunar y cenar el Restaurante Corcovado, frente al mar en Puerto Jiménez, les deleitará con su menú y sorprenderá con sus bajos precios.

Para hospedarse una noche o pasar el día mientras sale el vuelo, Cabinas Jiménez es la mas cercana y tiene piscina. Sus habitaciones son pequeñas pero equipadas con lo que necesitas.

La Leona Eco Lodge es un lugar sin comparación alguna.  Disfrute de la naturaleza  en el exótico paraíso de Costa Rica.

Agradecimientos:

La Leona Eco Lodge

Nature Air.

Canopy Bosque Mar, Puerto Jiménez.

Osa Services, Puerto Jiménez.

Blue Osa, Playa Tamales.

Recomendaciones:

1- Repelente contra mosquitos. (Off o Aután)

2- Protector solar factor 30 como mínimo idealmente en combinación de filtros orgánicos e inorgánicos. Para personas que padecen de alguna alergia o enfermedad en la piel:  ver recomendaciones de la Clínica Integral Cordero.

3-Ropa adecuada para tour de montaña (pantalones, zapatos de montaña, sombrero, medias largas, etc).

4-Salveque (Jack Wolfsking).

5-Cámara fotográfica, batería extra. (Nikon, Canon).

6-Anteojos para sol.

7-Foco con baterías de larga duración y un par adicionales.

8-Tapones para los oídos para el vuelo o simplemente para conciliar el sueño.

9-Sandalias.

10-Binoculares.

11-Crema humectante.